INFORMACIÓN DE CONTACTO artediosa@hotmail.com

martes, 19 de noviembre de 2013

Abriendo y cerrando el círculo protector (de mi libro Brujería siglo XXI, el Movimiento de la Diosa)

Cada vez que queramos abrir un espacio mágico, ya sea para realizar un ritual,  hacer un trabajo de magia o sentarnos a meditar, es menester cerrar el círculo, es decir, abrir el portal de energía. Se trata de crear un espacio protegido donde podamos sentirnos entre los mundos, con las energías a nuestra disposición.
Lo esencial es la intención, el “querer” conectarnos con las energías elementales. Miren al cielo y vean dónde sale el sol, ése es el punto cardinal Este. Comenzaremos mirando al este y allí llamaremos al elemento aire, giramos hacia la izquierda 90° y estaremos mirando al Norte, allí llamaremos al fuego; giramos otros 90° hacia la izquierda y llegamos al oeste donde llamaremos al agua. Y, por último, girando otra vez hacia la izquierda otros 90° nos hallamos frente al punto cardinal sur, donde llamaremos a la tierra.
Después de abrir cada punto miraremos hacia el centro de ese círculo de 360° y abriremos el punto central. Luego de abrir todos los puntos, se pasa el beso entre los asistentes, comenzando con la sacerdotisa y en sentido anti horario, diciendo “el círculo está cerrado en perfecto amor y perfecta confianza.”
... El primer poema está basado en el que usábamos en el círculo “El Caldero” del cual fui co-sacerdotisa desde 1999 a 2003 y suma sacerdotisa desde esa fecha hasta 2007:

Llama azul estrella de cinco puntas,
Estrella de fulgor azul, torre del Aire del este,
Ábrenos la puerta latiente del viento
Convoca la fuerza de la Aurora y de la Primavera.
Salve Diosa, salve Niña
Estrella del este que creas el aire de la vida.

Llama azul, estrella de cinco puntas,
Estrella de fulgor azul torre del Fuego del norte,
Ábrenos la puerta latiente del sol,
Convoca la fuerza del volcán de la voluntad.
Salve Diosa, salve Ishtar
Estrella del norte que gestas la fuerza de la luz.

Llama azul, estrella de cinco puntas,
Estrella de fulgor azul, torre del Agua del oeste.
Ábrenos la puerta latiente del mar, cáliz de nácar
Convoca la fuerza de la emoción.
Salve Diosa, salve Iemanjá
Estrella del mar que creas la fuerza del amor.

Llama azul, estrella de cinco puntas,
Estrella de fulgor azul, torre de la Tierra del sur.
Luna nueva no revelada oscuridad y porvenir.
Espiral en la montaña y gemas de la tierra.
Salve Diosa, salve Hécate
Útero del planeta que gestas la renovación.

Reina de las galaxias, Sagrado Dios Compañero

Derramen todos sus dones, bendigan nuestra vida.


Para abrir el círculo, una vez terminado el ritual, se despide a los elementos en sentido inverso, comenzando por el sur (Tierra), siguiendo por el oeste (Agua), luego por el norte (Fuego) y finalizando por el este (Aire). La regla nemotécnica es SONE (sur, oeste, norte, este). Se puede recitar punto por punto el poema que se utilizó para cerrar el círculo, o bien simplemente agradecer al elemento correspondiente y bendecirlo. No olvidarse de agradecer y despedir el punto central bendiciendo la energía de la Diosa y el Dios. A continuación se despiden los asistentes con un beso, comenzando desde la sacerdotisa en sentido horario y diciendo “el círculo está abierto en perfecto amor y perfecta confianza”.